viernes, julio 22

Yo quería esa muñeca!

Cuando era una niña muy pequeña y no sabía el nombre de algunas cosas confundía a las muñecas "barbie" con "muñecas", vaya lo que me pasaba es que en vez de decirles barbie les decía muñecas, lo que me parece completamente aceptable para la edad que tenía. Lo malo era cuando se venía el seis de enero y en lugar de que que me trajeran esa barbie adorada de mis sueños, me traían de esas muñecas a las que tenía que darles mamilita y esas cosas. Duré como dos años con el problema hasta que por fin pude decir que no quería una muñeca de esas sino una barbie.

Comenze la entrada con esa historia (bien real por cierto) porque con esto de que ya me dieron una carrera en mi nueva escuela, osea que sí me asignaron a una escuela, me di cuenta que cuando voy a empezar algo... nunca sé exctamente lo que quiero; pude tener la oportunidad de tener desde un principio la barbie esa que quien sabe por que quería... pero sólo conseguía esas muñecas para darles de comer y así. Está ocación señores lectores imaginarios, hice una mala incorrecta elección al momento de jerarquizar las carreras en las que podía quedar sí aprobaba mi examen. Primero puse una carrera en una escuela buena, luego puse psicología como segunda opción y pues... quedé en la primera, mal porque a últimas me fijé en que quiero estudiar psicología. Pero bueno, haré lo posible por cambiar de carrera antes de que otra cosa pasé. Cambio y fuera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres bailar? ;)