martes, agosto 2

Tengo un pequeño gran inmenso problema..

Desde pequeña, mi madre siempre me decía: "Tú no ves más allá de tu nariz." :(

Soy buenísima para perder las cosas. A la mitad o completos. Cosas que de verdad quiero o que simplemente son necesarios o innecesarios. A veces no me duelen las perdidas porque son simples objetos inanimados que puedo recuperar en otra ocasión. Hay veces en las que cualquier persona viene y me pide cierta cosa y al no encontrarla sólo me sueltan un "no te preocupes" pero esos "no te preocupes" los he escuchado tantas veces ya que me empiezo a preocupar. Tengo muy mala memoria, soy descuidada... Y no quiero ser tan así.

Mi mejor amiga piensa que soy algo... algo... ególatra... o algún término que no logro reconocer. Que me pierdo en mi mundo; sólo mi mundo y yo. Mi madre piensa lo mismo, pero es que de verdad me pierdo, lo reconozco y me olvido de todo. De mi alrededor. Por eso no suelo tener problemas, porque no me gusta meterme en la vida de los demás, no chismosear, ni pretender que voy a arreglar sus vidas como sí yo fuera alguna creadora.

El sábado perdí mi más grande tesoro. Me dolió bastante. Sentí como una parte de mi se fue con ese objeto y como ese objeto dejo algo en mi. Todos los momentos que le confié, en los que guardé energía positiva en él. Se fue a pesar de que lo aseguré tantas veces a mi cuello y ni siquiera me pude despedir.Se hizo pasar por objeto de malas vibras, de brujería y de hasta satanería! Y eso me hacia reír. Pero eso no volverá a pasar jamás.... Y duele, duele, duele....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres bailar? ;)