viernes, diciembre 30

CuentosCortos.

Era él un sentido abstracto de su propia melancolía. Su nombre era Ángel Beárn y tenía 52 años. Nunca vivió como debía, nunca bebió como debía; ni un sólo cigarro le causo adicción. Se dice que sus bisabuelos franceses mataron a su primer desentiende por ser mujer. El rompió todas esas cadenas porque no tuvo hijos nunca. No tuvo amigos cercanos nunca. No fue quien deseo ser en su juventud. Era sólo el eje de su deseo y miedo, junto, revuelto y asfixiante.Trato de darle vuelta a su vida como lo hicieran otros parecidos a él, pero su madre nunca le brindo los suficientes beneficios. Pensó que no había salida y no la hubo nunca. Murió el día en que de madrugada despertó presuroso tras soñar con una isla, donde una mujer de pechos exuberantes y sonrisa coqueta le agradecía su cuidado de los viernes. Despertó y volvió a soñar con ella nunca más. Pero recuerda bien sus últimos días, sí los recuerda bien aunque de su cuerpo apenas queden cenizas. Lo último que hizo, la misma rutina: apagar el computador, desconectar su reproductor musical, asegurarse de que la puerta estuviera cerrada, (ya no esperaba a su padre, se había acostumbrado a sus ausencias), desenchufar las luces del árbol de navidad, la luz de la sala e irse a la cama. La misma rutina. Ese día, tampoco llegó su padre.

(ahora vuelve a leerlo escuchando la melodía de arriba a partir del segundo once, con sus respectivas pausas y en voz alta)




Feliz 2011
Feliz y venidero 2012
FIN



4 comentarios:

  1. hace mucho que no pasaba por su blog y vaya con lo que me encuentro, me gusto el cuento.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que te gustó la imagen n_n Feliz año para vos también!!! A ver como me va XD Espero que no como al del cuento, el chiste es que pase algo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada, encantador el cuento, vaya que me impactó en un inicio, haha, pero en verdad lo amé y con la canción y me ves aquí a altas horas de la noche-madrugada leyendo en voz alta, sinceramente, fue un poco tétrico XDD pero en verdad me ha encantado el cuento.

    ResponderEliminar

¿Quieres bailar? ;)