sábado, marzo 31

CuentosCortos III

Part II (Click here)

Part III


El silencio la llenaba por completo, se acompañaba de la soledad y deformaba todos sus sentidos. Dicen que las mujeres hermosas tienen la facilidad del habla y de la compañía de cualquiera pero Eleonor era completamente diferente. Era bella y retraída, constante y distraída. Era fuerte pero trás cerrar la puerta de su domitorio tenía un miedo profundo y calante, hasta el alma. Su padre la había abandonado a ella y a su madre cuando apenas comenzaba a conocer el mundo cruel y real, lo que produjo en ella una mascara de dureza y una rebeldía ya casi rutinaria. No amo a su madre más de la cuenta porque siempre la culpo de la ausencia del padre. Siempre tratando a sus semejantes con indiferencia se ganó un lugar en una importante editorial. Pero nunca prestó la atención necesaria a nada por miedo a terminar nunca sus cometidos, por miedo a comprometerse más que los demás y no recibir las mismas intenciones, sólo el miedo y ya . Un día amo profunda y sinceramente hasta que el miedo de nuevo la hizo huir una vez más. Sus travesias la llevaban de un lado a otro pero nunca en lugar fijo, es que es imposible, sí me quedo me estanco y que necesidad ¡caray! soy libre, soy libre y puedo hacer lo que quiera, sin ataduras. Así fue siempre hasta que el miedo la detuvo en seco de nuevo; había tomado forma permanente, atandole los tobillos al suelo, siguiendo su alma constante a todas partes. No sabe exactemente en que momento empezó todo  pero sabe que en algún momento se entregó de nuevo, sin lamentos a los vicios de su juventud, se olvido en cientos de ojos más y se propuso dejar a un lado los recuerdos que la hacían retroceder al daño que había hecho a personas que en algún momento la salvaron, olvidar a esas personas también. Pero le pesaban, los recuerdos y todos lo actos cometidos sin intención, le pesaban impidiendo tener sueños tranquilos; ya no era dueña ni de sus propias decisiones, que llegará la noche era su terrible pesadilla.

-Perdón es que no he dormido muy bien. ¿Sí? Me interesa mucho sus calses profesor le prometo que trataré de descanzar más. Bueno sí.. es que me he sentido un poco fatigada últimamente. Sí, ¿cómo lo sabe? ah!.. no lo sabía. Pero es que no sólo es eso. Eh.. le contaré, está bien. Siento ansias infinitas de no sé qué, creo que es lo peor. Tengo paranoia, no puedo evitar sentir que alguien me sigue y que, incluso, se escabulle en mis sueños. Es raro porque no he sufrido de algún delito ¿me explico? Sí, no tiene idea realmente de lo que es. Sí, sí he tratado de hacer eso, ¿Què? Ah sí.. también ese viejo remedio del té pero nada, nada funciona. A veces siento que alguien se apodera de mis pensamientos, que toma decisiones por mi. Va a pensar que estoy loca, mejor continuemos con las clases. Ay, gracias, sí gracias. Es que es cansado ya no confió ni en mi, y sé que debe tener una explicación pero no la encuentro de ninguna forma, en ningún lugar. No quiero quedarme sentada a esperar la respuesta. No, claro que no. Dejar que el destino me tomé como a un titere tampoco está en mis planes. Alguna explicación profesor... alguna.

-¿Eleonor?

-¿Sì, profesor?

-La intención de tú padre nunca fue dejarte desolada cuando niña.

-¿Qué?

End.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Quieres bailar? ;)